ir al contenido

Cómo explican los datos la debacle de PISA

Las cifras a lo largo de los años

Los desastrosos resultados de Alemania en el estudio PISA eran evidentes desde hacía tiempo..aussiedlerbote.de
Los desastrosos resultados de Alemania en el estudio PISA eran evidentes desde hacía tiempo..aussiedlerbote.de

Cómo explican los datos la debacle de PISA

Alemania está experimentando la próxima conmoción de PISA. Rápidamente se esgrime una gran variedad de explicaciones e interpretaciones. Una mirada a algunas cifras de los últimos años permite clasificar los argumentos más importantes.

La desgracia comenzó con el cambio de milenio. Alemania, autoproclamada tierra de poetas y pensadores, se vio sorprendida en 2001: la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) había lanzado el año anterior un estudio internacional con el objetivo de comparar los sistemas educativos de distintos países. El "Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos" (PISA) pretende medir el rendimiento escolar de los alumnos de 15 años en las áreas de matemáticas, ciencias y lectura.

Los resultados del estudio se publicarán a finales de 2001. La respuesta de los medios de comunicación es abrumadora, los políticos están conmocionados y pronto se habla de un "shock PISA". El Presidente de la Asociación de Cámaras de Industria y Comercio Alemanas (DIHK), Ludwig Georg Braun, dice: "No podía haber sido peor".

Alemania obtiene peores resultados que su gran vecina Francia, peores que la media de todos los países de la OCDE y significativamente peores que los finlandeses, que recibieron mucha atención en los años siguientes. Este duro despertar dio lugar a numerosos intentos de reforma, pero también a acaloradas discusiones. En la disputa sobre si el sistema escolar de tres niveles podría estar cimentando las desigualdades en la sociedad, ahora se ha pedido a Alemania que se retire del estudio PISA.

Sin embargo, tras la conmoción de PISA, Alemania ha hecho progresos: A partir de 2006, los niños examinados en Alemania obtuvieron mejores resultados que sus compañeros de Francia y que la media de los demás países de la OCDE. Mientras que la diferencia con el rendimiento en lectura de los finlandeses en el primer estudio PISA seguía siendo una octava parte del resultado alemán, esta cifra se había reducido a menos de una vigésima parte en 2015.

La carrera por ponerse al día se está produciendo con el apoyo amistoso de los finlandeses, que por su parte retroceden bruscamente. Esto es especialmente evidente en las pruebas de matemáticas: mientras que sus resultados eran de media algo menos de una décima superiores a los de los alumnos alemanes al principio, esta ventaja se redujo a una centésima en 2015.

Llegar al límite durante la pandemia

Sin embargo, la tendencia ascendente alemana también llegó a su fin a mediados de la pasada década como muy tarde. El rendimiento en las pruebas de matemáticas empezó a caer de nuevo ya en 2012. En la mayoría de los países examinados hay una clara brecha entre los estudios de 2018 y 2022. En Alemania, la caída es particularmente clara: el resultado es peor que nunca, peor que en el año de choque de 2000. En la prueba de matemáticas, la brecha con la media de la OCDE alcanzó su punto máximo en 2012 y desde entonces se ha reducido diez veces.

Entre otras cosas, se culpa de ello al cierre de escuelas durante la pandemia de coronavirus. El sistema escolar alemán "alcanzó sus límites" debido, entre otras cosas, al coronavirus, afirma Stefan Dull, presidente de la Asociación Alemana de Profesores, a ntv.

En realidad, Alemania va por delante del resto de Europa en lo que respecta al cierre de escuelas. Sin embargo, el tiempo que permanecen cerradas las puertas de los colegios varía mucho de unos países a otros. Así que esta cifra por sí sola no puede explicar los resultados de PISA. El Instituto ifo apunta a la situación inicial antes de la pandemia: El estado de la digitalización había dificultado la enseñanza a distancia. Un estudio de ifo sobre las escuelas europeas durante la pandemia afirma: "Alemania ocupa el último lugar en cuanto a plataformas y recursos de aprendizaje en línea".

Sin embargo, incluso en la simple progresión de los resultados de PISA puede verse que el declive comenzó a mediados de la década pasada. Muchos expertos están seguros de que la pandemia no es la causa de la caída del rendimiento, sino que simplemente aceleró el declive. Hizo claro y ampliamente visible lo que hacía tiempo que estaba claro para la gente del sistema educativo.

"Hay escasez de trabajadores cualificados, la emigración ha aumentado"

"Venimos observando esta tendencia desde hace unos diez años. Corona no ha hecho más que intensificarla", confirma el sociólogo Aladin El-Mafaalani a la revista Stern. Las obras que ven los expertos son múltiples: la digitalización es lenta, el hogar paterno sigue siendo el factor decisivo para el éxito escolar y el personal docente existente está sobrecargado de trabajo. "El sistema escolar alemán está agotado, falta mano de obra cualificada. Y la emigración ha aumentado", afirma El-Mafaalani.

De hecho, cada vez hay más niños en las escuelas alemanas cuyas familias tienen antecedentes de inmigración. Niños que empezaron su carrera escolar en el extranjero, que hablan principalmente ucraniano, turco o farsi con sus padres en casa. Niños que han tenido que lidiar con una experiencia de refugiados en sus familias y que no tienen a nadie en casa que les ayude con los deberes. Pero también niños que siempre han ido un idioma extranjero por delante de sus compañeros de clase, así como niños que hablan alemán con fluidez y nada más.

Según el microcenso, alrededor del 28% de todos los niños de las escuelas alemanas tenían un origen inmigrante en 2008, porcentaje que aumentará a más del 41% en 2022. Algunos de estos niños obtienen resultados mucho peores en los estudios PISA. El país de nacimiento y la lengua hablada predominantemente en casa influyen mucho en los resultados de las pruebas: En el último estudio PISA, los niños nacidos en el extranjero obtuvieron de media menos del 80% de los puntos que los nacidos en Alemania. La media de la OCDE es superior al 90%.

La lengua hablada en casa no sólo influye mucho en la capacidad de lectura. La comprensión matemática también depende en gran medida de ella: Si el alemán es la lengua principal hablada en casa, los niños obtienen resultados respetables en PISA en una comparación internacional. Con una media de 494 puntos, este grupo está muy por delante de la media de la OCDE en la prueba de matemáticas e incluso por delante del grupo de comparación finlandés.

Otro factor se esconde tras el trasfondo migratorio

La situación es muy distinta para los alumnos cuyos padres hablan otro idioma: Con 419 puntos de media, este grupo está muy por detrás de la media de los países de la OCDE. En otros países, las diferencias son, por tanto, mucho menos acusadas, pero en Alemania la desigualdad es especialmente grande.

Sin embargo, una gran parte de esta desigualdad sólo tiene que ver de forma limitada con el historial de inmigración de la familia del niño. En Alemania, la influencia de la pobreza y la riqueza en el éxito educativo sigue siendo muy fuerte. Y los inmigrantes se ven afectados por la pobreza con más frecuencia que la media. Según el microcenso de 2019, alrededor del 12% de los menores sin antecedentes migratorios viven en familias en riesgo de pobreza. Las personas de la misma edad de origen inmigrante tienen más del doble de probabilidades de verse afectadas. Alrededor de un tercio se considera en riesgo de pobreza.

La OCDE muestra lo difícil que es para el sistema escolar alemán compensar estas desigualdades dividiendo a todos los participantes en PISA en cinco grupos de igual tamaño. Diferencia a los niños en función de su estatus socioeconómico, es decir, los ingresos, la ocupación y las cualificaciones educativas de sus padres, el número de libros en casa o la posibilidad de hacer los deberes con tranquilidad. Por tanto, los niños del primero de los cinco grupos son especialmente acomodados, mientras que los del último son especialmente desfavorecidos.

En Alemania, los niños del primer grupo obtienen resultados en PISA mucho mejores que los de todos los demás grupos. Se sitúan aproximadamente al mismo nivel que los niños con un nivel económico comparable de Estonia. Sin embargo, la diferencia entre ellos y los niños de los otros cuatro grupos es tan grande que los niños alemanes del cuarto grupo sólo obtienen tan buenos resultados como los niños estonios más desfavorecidos.

Tras la reciente conmoción causada por PISA, muchos expertos reclaman más inversión en el sistema educativo alemán. Alemania está muy por debajo de la media de la OCDE en este aspecto. Sin embargo, inyectar dinero en las escuelas por sí solo no resolverá el problema. Y es que a menudo se olvida un factor que sería especialmente importante para mitigar las desigualdades sociales: el cuidado y la educación de los más pequeños.

Las guarderías son el lugar donde se toman muchas decisiones educativas, y sufren una falta crónica de personal. No sólo lo sufren muchos padres, sino sobre todo la educación infantil y, en especial, las oportunidades de los niños desfavorecidos.

A pesar de ello, la guardería no está adscrita estructuralmente al Ministerio de Educación y a menudo sólo se considera un lugar de cuidado. La ministra Stark-Watzinger quiere cambiar esta situación. Muchos países que obtienen mejores resultados en el estudio PISA son también aquí modelos a seguir.

Lea también:

Fuente: www.ntv.de

Comentarios

Más reciente

Los líderes del Congreso se acercan a un acuerdo sobre los niveles generales de financiación, pero la amenaza de cierre sigue latente

El presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, y el líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, se acercan a un acuerdo para fijar los niveles generales de financiación del Gobierno federal, según fuentes del Congreso. Pero eso no significa que se vaya a evitar un cierre del...

Miembros Público